COCHAMBRE

Huevos en la sartén, pollo en una freidora, incluso calentar una quesadilla o sope, pueden convertirse en un desastre grasiento en tu impecable cocina. Puede que no te des cuenta cuando sucede, pero unos días más tarde, cuando estás parado en la cocina disfrutando de tu comida, de repente te darás cuenta de que: una salpicadura, un charco, una mancha pegajosa, difícil de quitar. Sabes que una vez que se instala en la campana o en la estufa de tu cocina tendrás que dedicarle mucho tiempo a su limpieza.

El agua sola no puede deshacerse de la grasa porque las moléculas de agua no se adhieren a las moléculas de grasa. Y la grasa del codo no es suficiente para hacer frente a la mugre horneada que se encuentra en una cocina muy utilizada. Los limpiadores de grasa comerciales pueden hacer el truco para la mayoría de los líos, pero si no tiene ningún producto a mano (o si es anti químicos), ¿qué más puedes hacer?

Para superficies suaves, como ropa o manteles, pon un poco de jabón para lavar platos directamente sobre la mancha. Deja que el jabón se humedezca durante aproximadamente media hora antes de pasar un trapo limpio. Los jabones se adhieren a las grasas y las moléculas de grasa ayuda a lavarlos, los jabones para platos son algunos de los desengrasantes más fuertes que existen. El jabón de cocina hace un gran trabajo al liberar la grasa de la tela.

Si buscas los mejores productos para limpiar cochambre llama a Interclean.